10 ago

Los Paraguas de Cherburgo

Publicado el 10 agosto 2008

El 5 de Abril de 1965 el Oscar a la mejor película extranjera se lo llevó Ayer, Hoy y Mañana (Ieri, oggi, domani, 1963), de Vittorio de Sica, pero el Oscar a la mejor película fué para My Fair Lady (1964) de George Cukor. Entre otros nominados en ésta y otras categorías estaban Mary Poppins de Robert Stevenson, Qué Noche la de Aquel Dia (A Hard Day’s Night) de Richard Lester, La Pantera Rosa, de Blake Edwards con música de Henry Mancini, y Molly Brown, siempre a flote (The Unsinkable Molly Brown) de Charles Walters. Una impresionante cosecha de bandas sonoras.

Ésto puede explicar cómo Los Paraguas de Cherburgo (Les Parapluies de Cherbourg, 1964) de Jacques Demy, pasó desapercibida entre las demás nominadas a Mejor Película de Habla Extranjera, a pesar de haber ganado de forma aplastante la edición del Festival de Cannes del año anterior.

Es difícil actualmente hacerse una idea de la revolución que supuso en su momento esta grandiosa película francesa, que se basó fundamentalmente en tres pilares:

1. Catherine Deneuve. Aunque ya había interpretado algunos papeles menores ésta fue la película que consagró a esta parisina de apenas veinte años (15 en la película) y que enamoró a toda una generación con su exquisita belleza. Solo tardó dos años después de participar en esta producción en interpretar Repulsión de Polanski y tres en hacer lo propio con Belle de Jour de Buñuel, lo que le abriría las puertas del cine internacional, pero fue en Los Paraguas de Cherburgo, a pesar de no ser su voz la que se oye, donde prendó a la crítica de medio mundo.

2. Europa nunca se había tomado demasiado en serio el género músical, y no me refiero al americano, sino que sus incursiones se habían  quedado mas en lo folclórico o en el music-hall. Y de pronto, Jacques Demy (1930-1990) lo radicaliza y lo lleva al extremo de no incluir ni una sola linea de diálogo hablado. Absolutamente todo el diálogo, incluso los comentarios mas triviales, es cantado. El autor de esta maravilla de banda sonora fue Michel Legrand (1932), que después del fracaso en los oscar del 62 se desquitaría con sendos premios con las partituras de El Caso Thomas Crown (The Thomas Crown Affair, 1968), Verano del 42 (Summer of ‘42, 1971), y Yentl (1983) y que en esta ocasión construye una pequeña ópera para cantantes aficionados (como lo eran los actores) alrededor de la inolvidable melodía principal: “I Will Wait For You” (ver video).

3. El uso del color. En los sesenta aun no se pensaba en el futuro, ni en la posible amortización del coste gracias a emisiones televisivas y las grabaciones domésticas de video todavía quedaban muy lejos. Demy quería usar el color como parte primordial de su película, y escogió el sistema Eastmancolor, una variante del Technicolor que ofrecía unos resultados mas vívidos y unos colores mas saturados. Su principal inconveniente en la época (y que Demy conocía muy bien) es que la película se deterioraba muy rápidamente y los colores se degradaban con facilidad. Y asi ocurrió. En apenas diez años el color que tan importante había sido originalmente había desaparecido y había sido reemplazado por tonos pasteles. El estado de la película era tal que practicamente desapareció de los circuitos e hizo que cayera en el olvido (comprobar en la imagen). Afortunadamente, Demy fue lo bastante previsor como para conservar los tres negativos (uno para cada color) y no fue hasta los noventa cuando su ya entonces viuda, la tambien directora Agnes Varda, que llevó a cabo la restauración digital, incluyendo la de la banda sonora dirigida por Legrand, que es la que se conoce ahora y la que devolvió la película a su esplendor original.

Yo compré esta copia de la película en una pequeña tienda de Montmartre en Paris, y desconozco si es fácil de encontrar en España. Merece la pena el esfuerzo de buscarla, porque Demy consiguió que, si consigue uno superar los primeros minutos de choque por su saturación musical y apartar los ojos de la Deneuve, pronto la historia te envuelve de tal forma que olvidas lo atrevido de la propuesta y te cautiva hasta uno de los finales mas dolorosamente hermosos que ha dado el cine.

Video: Los títulos de crédito iniciales de los irrepetibles “Paraguas de Cherburgo”

Deja un comentario

Copyright Carlos Formby 2014. En Alhaurín de la Torre desde 2002.