05 abr

Asi se escribe la historia de la musica

Publicado el 5 abril 2010

Si hay un músico que representa lo mejor que ha dado la música de las últimas décadas, o al menos la música que mas disfruto, es Adrian Belew, y no es la primera vez que le menciono en este diario.

Antes de trabajar con David Bowie en uno de sus mejores discos, Lodger, Belew pasó brevemente por la banda de Frank Zappa pero estuvo el tiempo suficiente para grabar el Sheik Yerbouti y el Baby Snakes, y de Bowie pasó a la banda del momento, los Talking Heads, a tiempo de grabar el Remain In Light (1980).

Detengámonos en este momento de la historia y veamos lo que cuenta él mismo:

“En 1980 recibí una llamada para ir a Nueva York a ensayar durante 4 dias el disco Remain in Light, que había grabado unos meses antes en UN dia junto a los Heads y Brian Eno. Tenían la idea de expandir el cuarteto habitual a una banda funky de diez miembros con dos bajos, dos teclados, dos guitarristas, dos mujeres en el coro, un batería y un percusionista, y todo para dos conciertos.

Lo hicimos justo a tiempo de salir en avión al primero en Toronto, y entonces nos dimos cuento de en dónde nos habíamos metido: Un festival de 70.000 personas. Nos llevaron al backstage en helicóptero y allí estaban todas las bandas de moda del momento: Los B-52′s, Los Pretenders, Elvis Costello, Los Clash, Dave Edmunds, Nick Lowe. Todos fueron tocando y cuando se acercaba nuestro momento salí de nuestro trailer y vi cómo los músicos esnifaban rayas interminables de cocaina directamente en los lomos de las guitarras. Me echaron pronto, sabiendo que ése no era mi rollo.

Por pura casualidad nuestra actuación fue justo al atardecer, y salí primero con el cuarteto original para tocar Psycho Killer, y luego se nos unió la banda y empezamos con el nuevo material del disco que nadie del auditorio conocía todavía, y tan pronto como empezamos con I Zimbra, del Fear of Music, me di cuenta de que la cocaina empezaba a hacer efecto y que la banda iba al doble de velocidad, y que yo iba a tener problemas con el rápido riff que había grabado Robert Fripp para el disco. Apenas conseguía seguir el ritmo y me preocupaba que despacháramos nuestro repetorio de 45 minutos en la mitad de tiempo. Pero de alguna forma lo hicimos y la banda fue un éxito total, como lo fue el segundo concierto en Central Park donde “sólo” aparecieron 125.000 personas.

Fueras donde fueras se oía a los Talking Heads sonando, y era un momento magnífico para estar en la banda. Los Heads decidieron entonces mantener a la banda de diez músicos e iniciar una gira por Japón y Europa, y volamos a Londres para iniciarla.

La noche que llegamos, después de un viaje transatlántico agotador, fuimos a cenar a un restaurante ruso de moda. Éramos un grupo bastante numeroso y nos tuvieron esperando para sentarnos mientras nos servían rondas de vodka flambeados de todos los sabores. Las rondas siguieron llegando durante la cena, la cual no recuerdo salvo cantidades ingentes de caviar por todas partes, en bolas que nos lanzábamos unos a otros. No estaba acostumbrado a beber bebidas tan fuertes y lo siguiente que recuerdo es una llamada a las nueve de la mañana siguiente, con una voz británica ligeramente familiar: “Hola Adrian, se que no te van las fiestas asi que he imaginado que podía llamarte tan temprano”. Se equivocaba.

La cabeza me iba a estallar y apenas podía prestar atención a la conversación así que pedí al interlocutor si podía llamar varias horas mas tarde.

Afortunadamente lo hizo. Era Robert Fripp, a quien apenas conocía personalmente. Y quería que me uniera a la nueva banda que iba a formar con Bill Bruford. Por supuesto, la “nueva” banda terminó siendo King Crimson.”

Historia extraida, traducida y editada del blog personal de Adrian Belew.

Video: Los Talking Heads con Byrne y la banda al completo interpretan Take Me To The River durante una actuación en Roma de la gira europea. Debido al éxito la banda posteriormente decidió filmar el concierto en lo que sería Stop Making Sense, ya sin Belew, que se quedó en Europa para preparar Discipline con King Crimson, pero éso es otra historia…

omments

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Tweets that mention Asi se escribe la historia de la musica | Desde El Arroyo -- Topsy.com

  3. Pues no me había fijado pero lo dudo. La guitarra de Hendrix/FZ tenía el golpeador mas oscuro que el cuerpo de la guitarra, no blanco como éste. Además dudo que le "prestara" la guitarra para que se la llevara de gira en el 80, dado que Zappa la usó que yo recuerde en el Palladium en el 81. De hecho apenas la usaba porque se acoplaba demasiado para su gusto.

Deja un comentario

Copyright Carlos Formby 2014. En Alhaurín de la Torre desde 2002.